Punción seca

¿Para que sirve la punción seca?

En punción seca se emplea una aguja similar a las que se utilizan en técnicas como la acupuntura, solo que aquí lo que interesa es el efecto mecánico del hecho de “pinchar” con la aguja sobre la zona exacta donde se localiza el punto gatillo que está generando el dolor local o irradiado. Se llama “punción seca” puesto que no se introduce ninguna sustancia o medicamento. La eficacia de la técnica deriva de la forma de realizar la punción.

Por ello, por usar la aguja como agente físico para realizar un tratamiento, es una competencia de los fisioterapeutas, que deben estar formados en esta técnica de forma teórica y práctica, mediante cursos específicos.

La punción es un tratamiento muy eficaz y de primera elección en muchos casos, ya que el cambio en el punto gatillo es inmediato. No tiene sentido realizarlo de forma aislada, sino que se integra con el resto de técnicas durante la sesión de fisioterapia.

Apenas tiene contraindicaciones, y a pesar de que duele un poco, la molestia desaparece al poco tiempo y es perfectamente soportable. En ocasiones, puede quedarse un dolor residual en la zona muy similar al que producen las agujetas durante el día siguiente al tratamiento.