consejos a seguir después del blanqueamiento dental

Ya he terminado mi blanqueamiento dental ¿qué hago ahora?

Te acabas de realizar un blanqueamiento dental y ya te estás preguntando ¿cómo mantengo mis dientes blancos para continuar teniendo una mejor estética dental?  ¡Estás de suerte!  En este post te aconsejaremos sobre cómo conservarlos blancos y brillantes, a partir del tratamiento.

Fundamentalmente, el brillo de tu sonrisa durará más o durará menos según los alimentación que lleves. Unas comidas manchan más que otras. Está terminantemente prohibido fumar. Si fumas debes saber que tu cuidado ha de ser más exhaustivo puesto que los cigarrillos crean una coloración más compleja, fastidiando su estética dental.

¿Qué consejos debo seguir para mantener mi sonrisa brillante?

Vamos a echar un vistazo a lo que tienes permitido y lo que debes evitar:

Bebidas Permitidas
Agua Mineral
Vino blanco
Cerveza blanca
Té claro
Gaseosas incoloras
Carnes Permitidas
Carnes blancas
Aves
pescados
cerdos
Vegetales Permitidos
Repollos blancos
Lechuga
Cebolla
Patatas
Arroz
Salsas Permitidas
Salsa blanca
Queso blanco
Mayonesa
Crema de leche
Frutas Permitidas
Manzana
Pera
Melón
Plátanos
Bebidas Prohibidas
Café/Té negro
Vino rosado/tinto
Gaseosas con colorante
Cerveza negra
Carnes Prohibidas
Carnes rojas muy jugosas
Vegetales Prohibidos
Tomate crudo en salsa
Zanahoria
Remolacha
Salsas Prohibidas
Ketchup
Mostaza
Salsa de soja
Frutas Prohibidas
Uvas negras
Naranjas
Frutos rojos
Ciruelas

 

Es permitido el consumo de cualquier tipo de pasta.

Pautas de higiene bucal para mantener el blanqueamiento dental

Para poder continuar teniendo el blanqueamiento dental intacto hay que realizar unas cuantas pautas de higiene bucal; mínimo cepillado de dientes tres veces al día por cada comida que se haga. Te damos unos consejos para que tu limpieza sea excelente:

  1. Enjuagarse con agua previamente a la limpieza. Esto ayuda a quitar la comida sobrante visible.
  2. Elección de pasta de dientes. Hay que eludir la combatividad a nuestra dentición por ello es recomendado escoger una pasta de dientes sensibles. Importante renovar el cepillo cada tres meses.
  3. Tener un buen método de cepillado es primordial. Esto es requerido porque siguiendo un orden continuo elude que nos dejemos por error alguna zona sin cepillar. Hay que realizar unos pequeños recorridos circulares en cada diente y nunca ignores tu lengua, limpiarla con avidez con el fin de evitar sufrir halitosis. La halitosis aparece cuando existe una lámina establecida en nuestra lengua, para su eliminación se debe de limpiar todos los días
  4. El uso del enjuague bucal. Los antisépticos favorecen a las encías a estar mucho más sanas además de prevenir la lámina dental y robustece el esmalte.
  5. El famoso hilo dental. Es aconsejable que después del cepillado utilices hilo dental puesto que es experto en limpiar los restos de entre tus dientes aparte de impedir la caries.
  6. La visita al dentista ha de ser frecuente. Si se realiza la visita diaria a nuestra clínica dental podemos prevenir cualquier deterioro desde un inicio, de manera que si tiene la aparición de cualquier problema grave se podrá dar con una solución lo más rápido posible.

ir-dentista

Existen dos alimentos que nos pueden servir de “truquitos” para seguir manteniendo el blanqueamiento dental en un perfecto estado. Se tratan de la zanahoria y el apio.
Las zanahorias poseen una abundante dosis de agua, la cual es aconsejable porque además de ser saludable y ser rica en potasio y fortificante para una mente agotada. Es el alimento que higieniza los dientes al mismo tiempo que ser masticada. El apio, además de contener mucha fibra y antioxidantes, disminuye el desdoro e incrementa el salivar haciendo que elimines cualquier porción de comida en la dentadura. Esto quiere decir que si deseamos tomar café no hay porque hacer un drama. Por ejemplo. el café helado tiende a manchar muchísimo menos, ya que es la alta temperatura lo que pigmenta el esmalte.

¡Enemigo a la vista! El Sarro, ¿por qué aparece y cómo evitarlo?

Uno de los principales enemigos de nuestra salud bucal, y sobre todo cuando acabamos de realizarnos el tratamiento blanqueante, es el sarro. Este aparece cuando existe una escasa higienización dental por acumulación bajo encías. Además de este motivo, también es posible la aparición por culpa del ph salival. Si éste es menor de cinco, el entorno es favorable a la creación de la lámina.

¿Cómo puedo solucionar este problema?

Uno de los mejores consejos es realizar un saneamiento bucal o bien hacer un curetaje dental limpiando bien en las encías con el raspado radicular. Al terminar este proceso es fundamental cepillarse los dientes por cada comida que se haga y emplear colutorios que contengan flúor.

Existen posibilidades para eliminar el sarro por nuestra propia cuenta; comer frutas (las manzanas o el melón son excelentes decisiones). Por supuesto rehuir del tabaco y alcohol, ya que incrementan el riesgo de padecer alguna alteración de las encías.

Pues ya hemos visto las prevenciones para evitar el manchado de tus dientes y evitar que pierdas tu estética dental, no te olvides nunca de tu cepillo y ¡SONRÍE!