Calle de la Ordana 8, 03550 San Juan, Alicante 965 651 523
Higiene dental
El curetaje es un tratamiento profesional que se realiza, en presencia de encías inflamadas, para eliminar la acumulación de sarro y lo realiza un dentista o un higienista dental. El curetaje dental no debe confundirse con la limpieza dental tradicional que se realiza en los dientes sin tocar la zona de las encías. En este caso hablamos de un tratamiento más intensivo. El curetaje permite tratar los problemas periodontales y se realiza por debajo de la línea de las encías. Se trata de un procedimiento en el que la encía se limpia primero para eliminar el sarro, y luego se limpia y pule hasta la raíz de los dientes.

La principal diferencia entre el curetaje y la limpieza dental es que la limpieza dental es tratamienro más rutinario. Mientras que el curetaje se realiza cuando se tiene una enfermedad periodontal, aunque no es requisito indispensable.


¿Cómo saber si necesito un curetaje dental?

La acumulación de placa bacteriana puede causar enfermedades de las encías. Esto es algo que puede evitarse con el cepillado regular y diario de los dientes. Sin embargo, el habitual cepillado no siempre es suficiente para eliminar las bacterias, ya que suele ser difícil alcanzar y limpiar adecuadamente en algunas zonas dentarias. Este problema es el que se manifiesta especialmente al borde de las encías.

Generalmente los problemas y las enfermedades periodontales resultan asintomáticas, y es complicado detectarlas por uno mismo. Por eso es importante acudir regularmente al dentista que puede, en una revisión, detectar este tipo de problemas y recomendar un tratamiento de curetaje para corregirlos o prevenir otras complicaciones. Hay enfermedades, como la gingivitis, que cuando están muy avanzadas, pueden manifestar síntomas visibles, como encías inflamadas y enrojecidas. En esos casos se debe acudir al dentista para que pueda recomendar el mejor procedimiento e iniciar el tratamiento necesario.

Qué cosas se deben de hacer después de un curetaje dental

Beneficios del curetaje

Como hemos comentado antes, es un tratamiento más complejo que la limpieza dental y debe ser realizado por un higienista dental o un dentista. Tiene varios beneficios, y uno de los más destacados es el tratamiento de la enfermedad de las encías. Esta es una de las razones más comunes por las que las personas se someten a curetaje, aunque también existen otras razones. Uno de ellos es prevenir que ocurra la enfermedad de las encías en primer lugar, ya que ayuda a eliminar el sarro y la placa que se acumula, por lo que es, en algunos casos, un buen enfoque proactivo para cualquier persona que pueda estar en riesgo.

También ayuda a reducir cualquier problema con las bolsas periodontales, que de otro modo pueden provocar la pérdida de dientes o caries. Al ser una forma proactiva de protegerse contra la pérdida y el deterioro de los dientes, otro de los beneficios es que puede proteger las raíces de los dientes.

Beneficios para la salud general

El curetaje es un tratamiento que no solamente va a resultar beneficioso para la salud bucal sino también lo será para la salud en general. Esto se debe a que mejora la estética de los dientes y encías, reduce notablemente el riesgo de pérdida de dientes, además de prevenir el mal aliento. También está comprobado que, al eliminar la placa bacteriana, colabora en reducir el peligro de enfermedades cardiovasculares.


¿Qué debo hacer después de hacerme un curetaje?

Para garantizar los efectos y una óptima adaptación al curetaje se suelen dar una serie de pautas básicas tras el tratamiento.

No comer hasta que el entumecimiento haya desaparecido de la boca.

Muchos pacientes no comen antes de su cita con el dentista, lo que significa que puede ser tentador desayunar o almorzar tan pronto como se salga del consultorio. Sin embargo, recién terminado un procedimiento con anestesia, es importante esperar hasta que se pueda volver a sentir cada parte de la boca antes de comer. Esto se debe a que, bajo anestesia, la mordedura puede dañar las encías e interrumpir el proceso de curación sin que se sienta.


Evitar ciertos alimentos después del curetaje.

Las encías y dientes sanarán y estarán sensibles después de una limpieza profunda, por lo que se recomienda evitar ciertos alimentos. Estos son algunos alimentos que podrían interrumpir el proceso de curación y deben evitarse siguiendo el procedimiento:

  • Alimentos ácidos como naranjas y tomates
  • Comidas desafiantes como filetes o hamburguesas grandes
  • Alimentos con trozos pequeños que podrían atascarse en las encías, como nueces o palomitas de maíz


Se pueden usar medicamentos de venta libre para el dolor y la hinchazón.

Si se tiene dolor o hinchazón en las encías, se pueden tomar medicamentos de venta libre como ibuprofeno para ayudar.
Hay que asegurarse, como con cualquier medicamento, de seguir las instrucciones del prospecto y no exceder los límites recomendados.

Es normal algo de hinchazón o malestar.

Después del curetaje, los dientes pueden estar más sensibles de lo normal. Esto puede durar unas semanas. También se puede experimentar una ligera hinchazón o hematomas. Colocar hielo en el área puede ayudar con esto, pero hay que avisar al dentista si se experimenta una hinchazón importante.

El sangrado leve también es normal.

Después del procedimiento, puede notarse un tinte rosado en la saliva. Esta es una indicación de sangrado leve y puede ocurrir hasta 48 horas después del procedimiento. Es bueno evitar los alimentos calientes y no enjuagarse la boca durante las primeras 24 horas, ya que esto puede promover un mayor sangrado. Si se sigue experimentando sangrado después de las primeras 48 horas, hay que comunicarlo al dentista.

Consulta por el curetaje dental

Si te sientes identificado o quieres hacerte un curetaje dental, consulta con la Clínica dental Javier Arroyo sin ningún compromiso.
0

Higiene dental


Si nos damos cuenta de que estamos ocultando la sonrisa debido a las manchas en los dientes; lo primero que tenemos que saber es que hay formas de deshacerse de esas manchas para siempre. Todos tenemos claro lo positivo que resulta esforzarse por llevar un estilo de vida saludable; y sentirse bien con la propia imagen es una parte importante de ese empeño. Con la ayuda de nuestro dentista podemos evitar que esas manchas molestas nos impidan expresarnos y mostrarnos como somos del modo espontaneo que queremos.

La decoloración o la tinción de los dientes, es la aparición de un color, una translucidez y un tono anormales en las piezas dentales. La decoloración externa del diente es simplemente una acumulación de manchas en su superficie. Cuando se tiene una decoloración interna en los dientes, es el resultado de la absorción de partículas de pigmento en la estructura del diente. Hay una serie de razones por las que los dientes no tienen su característico color blanco perlado, pero hay esencialmente tres formas principales de decoloración de los dientes.

Conoce los tipos de manchas en los dientes

Los profesionales dentales han identificado tres categorías principales de decoloración de los dientes:
Manchas de dientes extrínsecas: es una mancha en la superficie del diente. Ocurre cuando algunas partículas como, por ejemplo, los residuos de alimentos o bebidas, se acumulan en la capa proteínica que tenemos sobre el esmalte dental. También suelen ser causadas por el consumo de tabaco o por bebidas como el café, té, vino o refrescos de cola de modo abundante y con regularidad. Es un tipo de mancha dental que se controla bien con la limpieza dental regular y con las pastas de dientes blanqueadoras que pude aplicar nuestro dentista.

Manchas dentales intrínsecas: la mancha se encuentra debajo de la superficie dental. Este caso aparece cuando las partículas causantes logran atravesar la capa más exterior y se van acumulando dentro del esmalte dental. Una mancha de este tipo suele requerir tratamientos específicos de blanqueamiento profesional por parte de nuestro dentista.

Manchas dentales relacionadas con la edad: aparece como resultado de una decoloración de los dientes de ambos tipos intrínseca y extrínseca. Esto es causado porque el tejido constitutivo de los dientes, la dentina, se va tornando amarillento de un modo natural con el paso del tiempo. Es un proceso en el que el esmalte que recubre el diente se va haciendo más delgado, permitiendo que se vea la dentina. Si a estas condiciones intrínsecas de decoloración se le añaden otras causas extrínsecas, como los ya comentados efectos de ciertos alimentos y bebidas o el tabaco, se entiende que buena parte de los dientes de las personas adultas se vayan decolorando con la edad.


Manchas blancas en los dientes

Técnicamente se las suele conocer como lesiones de manchas blancas; y se trata de un signo de deterioro temprano de los dientes. Las lesiones de manchas blancas pueden deberse a fluorosis dental, que ocurre por una sobre exposición de fluoruro en los dientes. Es algo que suele darse más en la niñez, antes de que los dientes atraviesen la superficie de las encías.

La hipoplasia del esmalte es otro problema que puede darse mientras los dientes aún se están desarrollando y tiene como consecuencia una capa de esmalte más delgada. Este esmalte reducido es más propicio a manchas blancas y surcos en la superficie externa del diente. También las manchas blancas pueden ser un efecto de la desmineralización de los dientes, que se produce de forma natural con el tiempo, pero que también se ve favorecida cuando las bacterias aumentan en la boca. Los alimentos azucarados y ácidos pueden provocar una desmineralización más rápida del esmalte de los dientes, lo que da lugar a manchas blancas.
Son manchas tratables por un dentista y se pueden revertir con el cuidado profesional adecuado.


Manchas marrones en los dientes

Son varias las posibles causas de este tipo de manchas en los dientes.
Caries: A veces, las manchas marrones pueden ser un signo de caries dental, que se desarrolla por comer un exceso de alimentos y bebidas azucaradas. Estos alimentos y bebidas crean placa que se adhiere a la superficie del diente y lo daña con el tiempo. Y si no se cepillan los dientes dos veces al día y se limpia entre los dientes a diario, la placa puede quedarse en el diente, destruir el esmalte y volverlo marrón.
Tartar: Se usa este término cuando la placa se acumula en los dientes, se endurece y se convierte en una sustancia llamada sarro, que a menudo es de color amarillo o marrón. El sarro a menudo aparece a lo largo de la línea de las encías y entre los dientes.
Ciertas afecciones médicas, incluida la enfermedad celíaca o algunos tratamientos médicos incluido el antibiótico tetraciclina.
Si los dientes muestran manchas marrones, hay que acudir a nuestro dentista para un chequeo. Cuanto antes encuentre la causa, mejor será el resultado.


Manchas negras en los dientes

Incluso si nos cepillamos y usamos hilo dental diligentemente, aún pueden aparecer manchas en los dientes. Si bien algunos tipos de decoloración no son motivo de preocupación, un punto negro u oscuro puede indicar un problema más grave, como la caries dental. Este tipo de manchas deben ser motivo más que suficiente para acudir a nuestro dentista sin tardanza alguna.


Soluciones para las manchas dentales

Sabemos lo incómodas y perjudiciales que pueden llegar a ser las manchas en los dientes, tanto para la salud de nuestra boca cómo estéticamente. Por eso desde la Clínica dental  Javier Arroyo te ofrecemos cualquier tipo de servicio higiénico dental para solucionar los problemas de manchas en tus dientes. Para más información no dudes en contactar con nosotros.




0

Higiene dental

Todos sabemos que debemos cepillarnos los dientes todos los días para mantener sana y limpia nuestra sonrisa, pero también se puede acudir a nuestro dentista para que realice una limpieza de los dientes profesionalmente. No se trata en ningún momento de sustituir el cuidado personal y diario por esta limpieza dental profesional; es un complemento eficaz de ese cuidado regular que suele acompañar a la revisión periódica de nuestra salud dental. Vamos a ver aquí algunas cuestiones frecuentes relativas a este procedimiento de cuidado con lo que se necesita saber sobre la limpieza dental.

¿Qué es la limpieza dental?


A veces puede resultar difícil limpiar toda la superficie de los dientes y eliminar toda la placa. Las bolsas periodontales y las encías en la parte posterior de la boca o en el interior, al lado de la lengua, no reciben fácilmente un exfoliante adecuado, lo que provoca la acumulación de bacterias.

Durante una limpieza dental, el dentista se enfoca en estas áreas problemáticas, elimina la placa o el sarro con herramientas de limpieza específicas y profesionales, dejando la boca fresca, limpia y en condiciones saludables. Lo mejor de la limpieza dental es que ayuda a prevenir la enfermedad de las encías y las caries al eliminar más placa y bacterias en la boca.

La frecuencia con la que se puede o se debe realizar este tipo de limpieza bucal dependerá de nuestra boca y sus circunstancias particulares. Las personas que no tienen antecedentes de enfermedad periodontal generalmente acuden a su clínica dental para una limpieza dental profesional una vez al año. Aquellos que tienen antecedentes de infecciones de las encías o  sangrado de encías pueden necesitar asistir a limpiezas profesionales y revisiones con más frecuencia.

¿La limpieza dental hace que nuestros dientes sean más blancos?

Esta es una pregunta habitual sobre las limpiezas dentales que siempre está bien aclarar. Obviamente si los dientes están cubiertos por una capa gruesa de placa y sarro, entonces la respuesta es sí, los dientes se verán más blancos.

La limpieza de los dientes elimina la suciedad y revela el color natural de los dientes.

Sin embargo, si estos dientes están manchados, esto seguirá afectando a su blancura. Solo los tratamientos blanqueadores pueden ayudar a recuperar una sonrisa más brillante.

Tipos de limpieza dental


Lo más habitual es realizarse una limpieza dental general de forma periódica, pero en función de cada caso se pueden requerir otros tipos. Vamos a verlos:

Limpieza periódica

En los casos en los que no hay encías enfermas, o solo afectadas por una gingivitis, se realizará una limpieza dental profesional consistente en eliminar la placa o sarro. Generalmente se empezará usando un aparato de limpieza a base de ultrasonidos, para después usar una pasta profiláctica fluorada y terminar de limpiar bien los dientes mediante un cepillo profesional.

Limpieza profunda

Esto se suele realizar cuando ya existe periodontitis; en este caso la limpieza que se realiza es más profunda. De este modo se puede eliminar el sarro acumulado general y también el existente en las bolsas formadas entre las encías y los dientes. Se realiza generalmente con curetas manuales.

Cirugía periodontal

Cuando estamos en un caso más avanzado de periodontitis, se requerirán métodos más complejos. Ya en estos casos no basta con una limpieza dental profunda y lo que se necesita es un procedimiento de cirugía periodontal. En este proceso se levanta la encía para permitir que se pueda limpiar cualquier acumulación más profunda de sarro.

limpieza dental para prevenir la gingivitis

Ventajas de la profilaxis dental

La limpieza o profilaxis dental es una práctica que, como refuerzo de los hábitos de limpieza diaria en casa, traen beneficios constatables para nuestra boca.

✅ Menor riesgo de dolor dental. Cuando los dientes y las encías se infectan con bacterias, esto causa molestias o incluso dolor e hinchazón. Esto es algo que siempre tenemos que evitar. Si bien el cepillado regular y el uso de hilo dental son esenciales, a veces es necesario realizar una limpieza profesional para asegurarse de eliminar toda la placa que podría generar una infección.

✅ Proteger la línea de las encías. A veces es difícil cepillar hasta la última zona de la boca; siempre habrá zonas que no alcancemos. La limpieza dental ayuda a eliminar la placa y el sarro alrededor de la línea de las encías, evitando que las encías retrocedan.

✅ Elimina la necesidad de una limpieza profunda. La limpieza profunda es un procedimiento más complicado que a menudo requiere pasar por debajo de la línea de las encías para eliminar la placa y las bacterias. Si se deja que se acumule placa y sarro, es posible que a largo plazo se necesiten intervenciones adicionales, como reemplazo de dientes, injerto de encía e injerto óseo.

Limpieza bucal en casa


Y, una vez realizada la limpieza profesional ¿Qué se puede hacer para mantener los dientes limpios?

Como se ha visto la limpieza dental profesional puede ayudar a mantener la boca y las encías libres de placa y sarro, y debemos participar activamente en la prevención si deseamos mantener lejos la enfermedad de las encías y las caries. Tanto el cepillado como el hilo dental por la mañana y por la noche pueden ayudar a evitar que la placa se adhiera a los dientes y las encías y se endurezca y se convierta en sarro.

0

Higiene dental
Las partículas de comida que se quedan en la boca se mezclan con la saliva y forman una sustancia pegajosa en los dientes. La película incolora de bacterias que se forma en los dientes a lo largo de la línea de las encías se llama placa. La forma endurecida de placa, llamada sarro, se adhiere al esmalte de los dientes debajo de la línea de las encías. Las bacterias contenidas en la placa causan enfermedades de las encías y caries. Si la placa no se trata, destruye los tejidos que sostienen los dientes, los daña de un modo que puede llegar a ser irreversible, produce mal aliento y finalmente se puede perder el diente. Por tanto, es importante realizar un cepillado de dientes de forma adecuada y regular para proteger nuestra boca y poder conservar intacta nuestra sonrisa. ¡En este artículo de Clínica Dental Javier Arroyo te contamos cómo hacerlo!

Recomendaciones de cepillado

El cepillado debe cubrir la superficie interior, la superficie exterior y las superficies de masticación de los dientes. Lo ideal es cepillarse tres veces al día durante al menos 2 minutos en cada sesión.

Los cepillos de dientes vienen en diferentes tamaños y formas y podemos elegir uno que sea fácil de sujetar y cómodo para la boca. Se prefieren las cerdas suaves ya que las cerdas más rígidas pueden dañar las encías. Debido al uso regular, las cerdas se vuelven menos efectivas, por lo que el momento ideal para cambiar el cepillo de dientes es una vez cada tres o cuatro meses, o cuando las cerdas estén dañadas.

Para eliminar el resto de la pasta y los residuos del cepillo de dientes, debemos enjuagarlos bien después de cada uso, colocarlos en posición vertical y dejar que se sequen al aire para evitar el crecimiento microbiano en ellos. Se pueden usar también dispositivos desinfectantes para cepillos de dientes si se ve necesario una mayor limpieza de estos elementos. Los cepillos de dientes no deben compartirse desde un punto de vista higiénico.

A diferencia de un cepillo de dientes manual, los cepillos de dientes electricos pueden utilizar tipos diferentes de movimiento de la cabeza: de lado a lado, contra oscilación, oscilación de rotación, circular o ultrasónico, para facilitar el cepillado. Los cepillos de dientes electrónicos son útiles, especialmente, para los ancianos, los niños y las personas que usan aparatos dentales como aparatos ortopédicos.

Técnicas de cepillado de dientes

Algunos se cepillan los dientes muy poco, mientras que otros los cepillan con demasiada fuerza, lo que puede dañar las encías y dañar el esmalte de los dientes. Debido a esto, es muy importante cepillarse los dientes de forma regular y correcta.

Está muy extendido el método horizontal: el cepillo se mueve hacia adelante y hacia atrás con movimientos horizontales cortos, lo que puede dañar las encías. Aunque se usa ampliamente, no es un método muy eficaz para controlar la placa dental.

El cepillado diario y la limpieza entre los dientes es importante porque elimina la placa. Si no se quita la placa, se acumula y puede causar caries y enfermedades de las encías. Deben cepillarse los dientes al menos dos veces al día y los cepillos de dientes deben reemplazarse cada 3-4 meses, o cuando las cerdas se desgasten o deshilachen.

Cómo cepillarse correctamente los dientes

Cómo hacer un cepillado de dientes eficaz paso a paso


1. Preparar el cepillo de dientes. Añadimos agua al cepillo dental antes de poner en él una línea delgada de pasta de dientes con flúor. Este elemento sirve para proteger y prevenir las caries.


2. Empezamos por la parte posterior de la boca. Se recomienda comenzar con los molares de la parte posterior, en uno de los lados de la boca. Apuntamos las cerdas del cepillo hacia la línea de las encías, con una inclinación de unos 45 grados. Cepillamos con movimientos circulares suaves y cortos. Tras unos 20 o 30 segundos de esta acción, vamos desplazando el cepillo desde la línea de las encías hacia abajo, de manera que barra la superficie del diente y elimine así las partículas de comida. Avanzamos con este movimiento hacia el frente de la boca, repitiendo las secuencias. Repetiremos esta rutina también con los molares del otro lado de la boca. Después reiniciamos todo el proceso con las superficies internas de los molares.

3. Cepillamos detrás de los dientes delanteros. Ahora vamos con la superficie posterior de los dientes frontales. Empezamos por los superiores, con la punta del cepillo de dientes. Desde la línea de las encías, con un movimiento hacia abajo, suave y a lo largo de la superficie del diente. Se debe hacer varias veces para lograr una limpieza efectiva. Aplicamos esta misma acción a los dientes frontales inferiores, con la punta del cepillo desde la línea de las encías y con un barrido suave hacia arriba.


4. Cepillamos las superficies superiores de los dientes.Terminamos cepillando las superficies habituales de mordida de los premolares y molares con un movimiento horizontal circular.

5. Cepillar la lengua también. La lengua y el paladar también deben ser limpiados ya que pueden retener partículas y bacterias. Aplicaremos un movimiento circular suave, cepillando bien la lengua y el paladar; esto también evitará el mal aliento.

6. Terminamos con un enjuague. Podemos usar agua un enjuague bucal específico recomendado por nuestro dentista. Y no olvidemos la importancia de acudir a revisión y limpieza profesional de forma periódica.

0