Calle de la Ordana 8, 03550 San Juan, Alicante 965 651 523
Estética dental
Los diversos tipos de implantes dentales disponibles en la actualidad han mostrado a una amplia variedad de pacientes que pueden ayudar a restaurar la estabilidad de una boca a la que le faltan dientes y garantizar la salud bucal continua en el futuro. Es habitual que antes de recurrir a esta solución los pacientes se hayan planteado preguntas sobre esta técnica. Por eso vamos a profundizar aquí un poco más sobre los implantes dentales y cómo pueden ser la clave para reinventar una sonrisa para siempre.

¿Cuándo recurrir a los implantes dentales?

Los implantes dentales son una opción bien contrastada médicamente para ayudar a reemplazar los dientes perdidos, creando una pieza dental artificial [o un conjunto de piezas] que se adhieren al hueso. La capacidad de implantar un diente protésico directamente en el hueso, como un diente real, diferencia radicalmente a esta técnica de las otras. Se trata de una solución muy completa para la salud de la boca y su restauración. Es, obviamente, un procedimiento que solo puede ser utilizado por especialistas sanitarios cualificados a este respecto.

Si bien la imagen clásica de un implante dental puede ser la de un solo diente, las sujeciones seguras que forman la base del implante también se pueden usar para anclar coronas, puentes y estructuras dentales mayores. De modo que si se ha perdido alguna pieza dental o se tienen piezas ya dañadas que no pueden conservarse, los implantes dentales son una opción segura y duradera por la que preguntarle a nuestro dentista.



implantes dentales




Hay una serie de buenas razones para considerar los implantes dentales. Tal vez la más conocida es por el aspecto natural que presentan. Ya sea un diente o varios, son una opción versátil y atractiva. Incluso se pueden usar para crear una sensación de permanencia y estabilidad para las dentaduras postizas, eliminando los inconvenientes percibidos y haciéndolas mucho más aceptables y convenientes.

Sin embargo, los beneficios cosméticos no son los únicos ni los más importantes. También restauran la capacidad para masticar correctamente los alimentos. Los espacios en los dientes ejercen una presión considerable sobre los dientes circundantes, y esto puede afectar la forma en que se manejan los alimentos e incluso la forma en que se habla, así como también hace que los dientes naturales restantes sean vulnerables al daño y la caries. Independientemente del tipo de implante dental que se elija, es seguro que contribuirá positivamente a la salud integral de la boca del paciente.

¿Cómo funciona el tratamiento?


Como ya hemos visto, el implante dental típico se parece mucho a un diente real, eso es parte principal de su función. La parte que será visible una vez que se coloque el implante en la boca también se denomina “corona”. Tiene una forma especial basada en el tamaño y la forma del diente faltante, por lo que encajará naturalmente en la línea de dientes y se asentará perfectamente en la boca. Por lo general, está hecho de cerámica duradera y tiene un aspecto natural. Si es relevante para las necesidades del paciente, puede ser un puente o incluso una dentadura postiza completa o media.

Debajo de esta pieza, invisible una vez colocado, se encuentra el conector o ‘pilar’. Esta parte del implante dental se utiliza para asentar firmemente la corona en la base y garantizar un ajuste firme y seguro. La base en sí funciona de manera similar a un tornillo, con una sujeción de titanio que se asentará de manera estable dentro de la matriz ósea de la mandíbula para mayor seguridad. El implante dental generalmente se coloca con anestesia local, como en toda cirugía oral, por lo que no sentirá nada durante el proceso. Es un procedimiento que suele requerir tres sesiones y en las manos expertas de un odontólogo es un proceso simple sencillo y no resulta doloroso.

En una primera sesión, se perfora un pequeño orificio en la mandíbula y la base se atornilla con cuidado en su lugar. Luego, la encía se cerrará con cuidado para facilitar la curación rápida. Esto suele llevar una o dos horas, y la zona de la boca intervenida puede estar un poco sensible después, pero eso desaparecerá pronto. Tras esto se lleva a cabo la integración biológica: el cuerpo sanará alrededor de la base, brindando un sitio de unión estable y permanente para su implante dental. Este es un proceso natural que puede llevar hasta tres meses.

Una vez que el sitio esté bien curado, se reservará su segunda sesión. Aquí es donde se inicia el proceso de restauración. Se toman moldes de la posición del implante, luego el diente faltante se reemplazará con el implante dental. El conector se colocará en la base del implante para que se asiente de forma segura. Tras esto la corona se asegurará en su lugar, generalmente con un tornillo pequeño. El resultado final será una sonrisa totalmente natural una vez más.

¿Qué resultados puedes conseguir con él?


Las ventajas de los implantes dentales son muchas: mejoran el aspecto ya que se ven y se sienten como los propios dientes, facilitan la masticación y hacen que comer vuelva a ser como antes de la pérdida de la pieza dental, mejoran la salud de la boca a largo plazo y facilitan la higiene bucal.

Si necesitas más información ponte en contacto con nosotros, en Clinica Dental Javier Arroyo somos expertos en implantología.
0

Estética dental
La salud se concibe actualmente como algo integral, en el que cada faceta de nuestra vida importa para un resultado armónico.  Los problemas de salud bucal han dejado de considerarse de poca importancia o solo valorados por su impacto estético. En Clínica dental Javier Arroyo sabemos que descuidar los problemas en dientes y encías puede ser la puerta a dolencias importantes. Y también que nuestra imagen en las relaciones sociales es parte importante de nuestra autoestima. Los problemas dentales no permanecen aislados y pueden afectar a otras piezas dentales y a nuestro bienestar general. Esta es la razón por la que, para evitar otros daños e inconvenientes, se suele recurrir al implante dental, como solución eficaz. 

¿Qué son los implantes dentales?


Si atendemos a la definición que da la Sociedad Europea de Osteointegración (EAO) los implantes dentales son fijaciones similares a un tornillo que se unen al hueso maxilar o mandibular y se integra perfectamente con los tejidos de la boca. Este implante, generalmente hecho de titanio, tiene como misión sustituir a la raíz del diente que falta, de modo que sobre el implante se puedan fijar las prótesis dentales que van a sustituir a la pieza ausente. Al proceso de integración de este implante con el hueso se le conoce como osteointegración; se trata de un paso natural, clave en el éxito del procedimiento y que garantiza su durabilidad y estabilidad. De este modo la pieza dental sustituta se integra totalmente en el resto con una técnica que no responde solamente a una  problemática estética, sino que también consigue mejorar la masticación y la salud dental integral.

Pasos previos al implante


Generalmente el primer paso es realizar una prueba que permita verificar el estado del hueso en el que se va a realizar el implante, de modo que se pueda garantizar la incorporación correcta de la nueva pieza. También se comprobará el estado de las encías para verificar que está correctamente y podrá acoger sin problemas esta técnica. En el caso de que la encía no esté en el estado adecuado habrá que realizar un tratamiento previo para dejarla en las condiciones óptimas. Cuando hay alguna infección en la encía se puede recurrir a antibióticos y a un cuidado previo a la técnica del implante. Si el problema es que no hay suficiente hueso en la zona a implantar, se suele acudir a un tratamiento de regeneración usando hueso del propio paciente. Junto a estas pruebas iniciales se valora también la oclusión de la boca, el modo en que cada persona acomoda los dientes al cerrar y morder; es una forma de comprobar que la zona del implante no va a recibir sobrepresión y que el paciente tendrá una sensación natural al morder.

colocación implantes dentales

¿Cómo se colocan los implantes dentales?


La colocación de implantes dentales se realiza con anestesia local, por lo que no es un proceso doloroso. Se hace una incisión en la encía y se coloca en el hueso el implante que va a hacer de sustituto de la raíz del diente. En esta parte se fija otra más pequeña, que es la que después sujetará la pieza dental sustituta. Es una intervención sencilla que no suele durar más de 30 minutos. Las molestias que puedan aparecer después de la cirugía se pueden aliviar con analgésicos, por lo que no estamos ante una técnica que genere postoperatorios complejos.

Los implantes suelen requerir un periodo de integración, que variará en cada caso. Puede tardar en torno a tres meses antes de que se pueda colocar la prótesis, pero también hay algunos casos muy determinados en que la prótesis puede colocarse en apenas unos días. Son los casos conocidos como procesos de carga inmediata.

De cualquier modo, si se trata de un caso en el que el periodo de integración va a extenderse, se cuenta con la opción de insertar una corona o puente provisionales, también se puede recurrir a una prótesis removible para evitar que sea visible el vacío del diente ausente. Estas piezas provisionales se colocarían durante el proceso de curación y adaptación del hueso al implante, antes de colocar la prótesis definitiva, y se retirarían en el momento de colocar la prótesis definitiva.

¿Cuál es el precio de implantes dentales en San Juan?


El precio total del proceso de implante dental depende de numerosos factores: De los medios tecnológicos que se utilicen, de la marca del implante, del modo en que va construido, del protésico que fabrica la pieza que se va a colocar y de la problemática particular de cada paciente. Es por esto que solo un profesional cualificado, tras realizar un diagnóstico y estudiar en detalla el caso, puede dar un presupuesto ajustado para todo el plan de tratamiento. 

Aunque resulta generalmente un procedimiento más costoso que otras opciones, al tratarse de una solución duradera y de eficacia contrastada puede considerarse una buena inversión que se rentabiliza con salud y bienestar a largo plazo. Garantizar la mejor inversión significa disponer de un presupuesto detallado, materiales de calidad garantizada (conviene huir de imitaciones low cost), clínicas y profesionales que utilicen la tecnología necesaria y un precio que incluya las revisiones periódicas y el seguimiento necesario del proceso.

¿Tienes dudas o quieres pedir presupuesto? ¡Ponte en contacto con nosotros!
0

Estética dental
Te acabas de realizar un blanqueamiento dental y ya te estás preguntando ¿cómo mantengo mis dientes blancos para continuar teniendo una mejor estética dental? ¡Estás de suerte! En este post te aconsejaremos sobre cómo conservarlos blancos y brillantes, a partir del tratamiento. Fundamentalmente, el brillo de tu sonrisa durará más o durará menos según los alimentación que lleves. Unas comidas manchan más que otras. Está terminantemente prohibido fumar. Si fumas debes saber que tu cuidado ha de ser más exhaustivo puesto que los cigarrillos crean una coloración más compleja, fastidiando su estética dental.

¿Qué consejos debo seguir para mantener mi sonrisa brillante?

Vamos a echar un vistazo a lo que tienes permitido y lo que debes evitar:

Bebidas Permitidas Agua Mineral Vino blanco Cerveza blanca Té claro Gaseosas incoloras

Carnes Permitidas Carnes blancas Aves pescados cerdos
Vegetales Permitidos Repollos blancos Lechuga Cebolla Patatas Arroz
Salsas Permitidas Salsa blanca Queso blanco Mayonesa Crema de leche
Frutas Permitidas Manzana Pera Melón Plátanos
Bebidas Prohibidas Café/Té negro Vino rosado/tinto Gaseosas con colorante Cerveza negra
Carnes Prohibidas Carnes rojas muy jugosas
Vegetales Prohibidos Tomate crudo en salsa, zanahoria Remolacha
Salsas Prohibidas Ketchup, mostaza, salsa de soja
Frutas Prohibidas Uvas negras, naranjas, frutos rojos, ciruelas

*Es permitido el consumo de cualquier tipo de pasta.

blanqueamiento dental

Pautas de higiene bucal para mantener el blanqueamiento dental

Para poder continuar teniendo el blanqueamiento dental intacto hay que realizar unas cuantas pautas de higiene bucal; mínimo cepillado de dientes tres veces al día por cada comida que se haga. Te damos unos consejos para que tu limpieza sea excelente:

  1. Enjuagarse con agua previamente a la limpieza. Esto ayuda a quitar la comida sobrante visible.
  2. Elección de pasta de dientes. Hay que eludir la combatividad a nuestra dentición por ello es recomendado escoger una pasta de dientes sensibles. Importante renovar el cepillo cada tres meses.
  3. Tener un buen método de cepillado es primordial. Esto es requerido porque siguiendo un orden continuo elude que nos dejemos por error alguna zona sin cepillar. Hay que realizar unos pequeños recorridos circulares en cada diente y nunca ignores tu lengua, limpiarla con avidez con el fin de evitar sufrir halitosis. La halitosis aparece cuando existe una lámina establecida en nuestra lengua, para su eliminación se debe de limpiar todos los días
  4. El uso del enjuague bucal. Los antisépticos favorecen a las encías a estar mucho más sanas además de prevenir la lámina dental y robustece el esmalte.
  5. El famoso hilo dental. Es aconsejable que después del cepillado utilices hilo dental puesto que es experto en limpiar los restos de entre tus dientes aparte de impedir la caries.
  6. La visita al dentista ha de ser frecuente. Si se realiza la visita diaria a nuestra clínica dental podemos prevenir cualquier deterioro desde un inicio, de manera que si tiene la aparición de cualquier problema grave se podrá dar con una solución lo más rápido posible.

 

Existen dos alimentos que nos pueden servir de “truquitos” para seguir manteniendo el blanqueamiento dental en un perfecto estado. Se tratan de la zanahoria y el apio. Las zanahorias poseen una abundante dosis de agua, la cual es aconsejable porque además de ser saludable y ser rica en potasio y fortificante para una mente agotada. Es el alimento que higieniza los dientes al mismo tiempo que ser masticada. El apio, además de contener mucha fibra y antioxidantes, disminuye el desdoro e incrementa el salivar haciendo que elimines cualquier porción de comida en la dentadura. Esto quiere decir que si deseamos tomar café no hay porque hacer un drama. Por ejemplo. el café helado tiende a manchar muchísimo menos, ya que es la alta temperatura lo que pigmenta el esmalte.

¡Enemigo a la vista! El Sarro, ¿por qué aparece y cómo evitarlo?

Uno de los principales enemigos de nuestra salud bucal, y sobre todo cuando acabamos de realizarnos el tratamiento blanqueante, es el sarro. Este aparece cuando existe una escasa higienización dental por acumulación bajo encías. Además de este motivo, también es posible la aparición por culpa del ph salival. Si éste es menor de cinco, el entorno es favorable a la creación de la lámina.

¿Cómo puedo solucionar este problema? Uno de los mejores consejos es realizar un saneamiento bucal o bien hacer un curetaje dental limpiando bien en las encías con el raspado radicular. Al terminar este proceso es fundamental cepillarse los dientes por cada comida que se haga y emplear colutorios que contengan flúor. Existen posibilidades para eliminar el sarro por nuestra propia cuenta; comer frutas (las manzanas o el melón son excelentes decisiones). Por supuesto rehuir del tabaco y alcohol, ya que incrementan el riesgo de padecer alguna alteración de las encías. Pues ya hemos visto las prevenciones para evitar el manchado de tus dientes y evitar que pierdas tu estética dental, no te olvides nunca de tu cepillo y ¡SONRÍE!

0

Clínica Dental Javier Arroyo