Aparatología

¿En qué consiste la ozonoterapia?

La ozonoterapia se define como la administración de ozono (O3) en el organismo con fines terapéuticos ya sea como terapia única o como terapia complementaria a otros tratamientos. El gas ozono es una variedad alotrópica del oxígeno y sus efectos terapéuticos, aplicado por especialistas, han sido probados consistentemente. El O3 médico se utiliza para como forma de desinfección y para tratar enfermedades. El mecanismo de actuación de la ozonoterapia se basa en la inactivación de bacterias, virus y protozoos; además de promover la estimulación del metabolismo y de activar el sistema inmunológico. El agua ozonizada, cuyo uso es particularmente conocido en medicina dental, se aplica de forma óptima en forma de spray o compresa. 

¿Qué es la ozonoterapia? 

La terapia de ozono se ha utilizado y estudiado ampliamente durante muchas décadas. El O3 médico, utilizado para desinfectar y tratar enfermedades, existe desde hace más de 150 años y su eficacia ha sido bien documentada. En 1896 el conocido científico Nikola Tesla patentó el primer generador de ozono en los EE. UU. y luego formó la “Tesla Ozone Company”. Las propiedades antibacterianas del O3 lo convirtieron en una excelente opción para tratar tópicamente las heridas infectadas y se descubrió que no solamente remediaba la infección, sino que también tenía propiedades hemodinámicas y antiinflamatorias. 

El ozono para uso médico es una mezcla de oxígeno-ozono, que se consigue haciendo pasar oxígeno puro (O2) por una descarga eléctrica de alto voltaje y alta frecuencia. Esta reacción química, realizada por un equipo especial de electromedicina, produce un gas con concentraciones de ozono diferenciadas en función de la patología y el tratamiento. Inicialmente el gas ozono, al entrar en contacto con el cuerpo, reacciona con los ácidos grasos insaturados, produciendo cambios químicos terapéuticos. 


clinica-dental-en-san-juan


Funciones de la ozonoterapia 

Las propiedades del ozono aplicado al campo sanitario se centran en una variedad de efectos terapéuticos.

Estimulación de la circulación sanguínea

La ozonoterapia tiene aplicaciones sanitarias porque puede potenciar el metabolismo de forma integral. Por un lado, mejora el riego sanguíneo en los tejidos afectados. Por otro lado, transporta oxígeno y por tanto se mejora su aporte a las zonas inflamadas. Asimismo, al activar la circulación sanguínea, favorece la desintoxicación y reduce los niveles de colesterol y ácido úrico, ayudando a eliminar los componentes sólidos en disolución en el torrente sanguíneo. Las sucesivas aplicaciones de ozonoterapia generalmente resultan en un aumento significativo de oxígeno en las células del cuerpo, disminuyendo sustancialmente el daño celular por falta de oxígeno.

Activación del sistema inmunitario 

El sistema inmunológico es estimulado positivamente por el ozono médico. Por un lado, los productos resultantes de la descomposición del ozono se comportan como activadores biológicos de los monocitos y células T, produciendo una liberación paulatina de citoquinas y varios tipos de interleucinas que potencian la capacidad de nuestro sistema defensivo en beneficio de tipos de enfermedades alérgicas-autoinmunes como la psoriasis, el asma y la artritis reumatoide. Por otro lado, el ozono también tiene un efecto vacunal, ya que fragmentos de virus, parcialmente destruidos, pueden funcionar como estímulo para la producción de anticuerpos. Además, como el ozono provoca una mayor agresividad de los glóbulos blancos, hace que el virus sea atacado más rápido y con mayor efectividad.

Actividad germicida general

El ozono médico también actúa como antiinfeccioso, con potentes propiedades fungicidas y bactericidas. Estas propiedades no pueden ser inactivadas por sistemas enzimáticos. Por tanto, actúan sobre cualquier tipo de agresor.

Beneficios que ofrece la ozonoterapia

Estas funciones terapéuticas de la ozonoterapia traen aparejadas una serie de beneficios bien conocidos para los pacientes.

Estimulación de las defensas enzimáticas

El ozono es capaz de potenciar el sistema antioxidante y corregir el desequilibrio en el sistema Redox. Varios estudios científicos han demostrado que el ozono estimula la producción de enzimas que constituyen la principal defensa del organismo ante los radicales libres. La llegada de oxígeno a las células se traduce en la formación de radicales libres y el equilibrio entre la producción y eliminación de estos (sistema redox) depende en gran medida del funcionamiento de las enzimas antioxidantes. Según este concepto, la ozonoterapia preventiva tendría un efecto antienvejecimiento, dado que el concepto de envejecimiento se basa en la acumulación de radicales intracelulares (estrés oxidativo). 

Alivio del dolor

Los expertos en salud descubrieron que las propiedades antiinflamatorias del tratamiento con ozono pueden brindar alivio a quienes padecen dolores crónicos, como los de espalda. Además, las personas que han sufrido úlceras bucales dolorosas han encontrado reducción y alivio a través de la Terapia Médica con Ozono.

Células madre reparadas

Las células madre trabajan constantemente para producir células en todo el cuerpo humano. Células que brindan ayuda al corazón, el cerebro, los nervios y muchas otras partes activas del cuerpo. La evidencia reciente muestra que la Ozonoterapia puede mejorar la capacidad de reactivación celular, lo que conduce a una reparación más rápida y mejor de las células dañadas.

Piel más saludable

En los últimos años, las personas han utilizado la ozonoterapia como una forma de mejorar su piel. El aumento de la oxigenación a través de la Ozonoterapia ayuda a que las células se recuperen y reparen. Las propiedades antioxidantes adicionales pueden aumentar la actividad del colágeno y la elastina, lo que puede conducir a una piel mejorada y rejuvenecida.

Si tienes alguna duda sobre la ozonoterapia, no dudes en consultarnos. En Clínica Dental Javier Arroyo estaremos encantados de atenderte.